Mario Díaz le dice al Gobierno que le quite a los poderosos el subsidio de los combustibles

0
86

DIARIO PAÍS, SANTO DOMINGO.- El dirigente choferil Mario Díaz le dice al Gobierno que llegó el momento de parar la hemorragia económica insostenible que representa para el país la inversión en subsidios a los combustibles Premium que consumen los sectores poderosos, los cuales reciben ese beneficio en igual o mayor proporción que las clases más desposeídas del país, lo que a su juicio está deteniendo el desarrollo de las principales obras estatales.

“En nuestro país los precios de los combustibles que usan los ricos deben dejarse flotar, como lo han hecho todos los países del mundo, hasta los exportadores de derivados del petróleo y solo deben ser subsidiados los combustibles de los vehículos que mueven la economía nacional dominicana y sus recursos humanos, así como el que se utiliza en los hogares pobres”, añade.

Díaz ve insostenible para el Gobierno el seguir subsidiando con decenas de millones de pesos, todos los combustibles todas las semanas, más aún cuando los principales beneficiarios son los vehículos de alto cilindraje o de alta gama, cuyos propietarios pertenecen a la clase media y alta del país y también las empresas que reciben exenciones precisamente para la importación de combustibles, así como las mineras, los hoteles, restaurantes, bares, los condominios de lujos, las plazas comerciales, los yates, motocicletas de paseos, entre otros, que se aprovechan de un amplio porcentaje de esos subsidios semanales, ya que consumen todos los combustibles Premium comercializados y que están incluidos en los subsidios que paga el Gobierno a las importadoras y comercializadoras de los derivados del petróleo.

El dirigente choferil y sindical considera que por «el bien de nuestra economía y para garantizar las ejecutorias de su gobierno, el presidente Luis Abinader debe ordenar al Ministerio de Industria y Comercio, modificar el subsidio semanal a los precios de todos los combustibles y solo focalizarlo hacia los combustibles utilizados por la flota vehicular del transporte de carga, de mercancías y productos de consumo masivo, o de primera necesidad, a los equipos y tractores agrícolas, así como al GLP para uso doméstico, comprado en cilindros de bajo peso o galonaje por las amas de casas, para el gasoil que utilizan los autobuses del transporte de pasajeros, urbano e interurbano, para el GLP de los carros del concho y para la gasolina regular de los motoconchistas».

“Es urgente crear un mecanismo que garantice sin traumas la focalización hacia los más pobres, de estos subsidios semanales a los precios de los derivados del petróleo, para lo cual se podrían especializar estaciones de expendio”, finalizó.-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here