Diez ex jefes de la Policía emplazan a Vila del Castillo por acusaciones de corrupción; ahora han querido sacrificar a ese asesor de la PN puesto por el presidente Constitucional, para que haga los cambios necesario que merece la PN

0
134

DIARIOPAISRD. SANTO DOMINGO.DISTRITO NACIONAL Entonces digo la redacción de este medio no está definiendo a ningún sector vinculado a esta polémica que se ha desatado, dentro de la Policía Nacional,(recordad pues que esa Institución no es militar, es civil) pero cuando se dice  la verdad duele, al parecer la Policía Dominicana es en todas su historia la institución del Gobierno inmaculada, la más seria, la más honesta, es más ha sido tan honesta que ni la Iglesia Católica ni Evangélica es tan seria como la PN,lo que pasa la verdad duele y aquí nadie había tenido la gallardía de decir la verdad interna esa entidad a la sociedad. 

Y si lo hizo porque tiene suficientes pruebas en la manos, dejamos de pendejas la verdad no se puede querer tapar con un dedo, cuando este señor dijo eso es porque tiene suficiente aval para decirlo, desde cuando desde arriba hacia abajo no a sí corrupta. Cuando los policías van a los puntos de negocios ilícito a que van, tapan las cosas eso no es  corrupción, cuando los un oficial o de otro rango pagan para estar en un lugar, cobrando sin prestar servicio en su lugar asignado, o para que lo suban de rango, como se llaman a  eso impunidad y corrupción al mismo tiempo.  

Además,  ese señor no fue puesto por el Ministro de Interior y Policía fue llevado a ese cargo por el presidente Luis Abinader, para que pueda hacer los cambios que el firma este comunicado pudieron hacer, porque mejor no ayudan para que la presente y futura generación de hombres y mujeres de ese cuerpo armados del orden pública continúen con un mejor comportamiento hacia la sociedad, dejen su politiquería y apoyen las cosas buenas que por primera vez se haciendo de un Gobernante por esa entidad, a continuación el comunicado del grupo de diez ex jefes de la Policía Nacional emitió este domingo un comunicado rechazando las declaraciones del comisionado ejecutivo para la reforma policial, José Vila del Castillo, sobre el alto grado de corrupción que existe en los rangos de la mencionada entidad castrense.

Asimismo, en el referido documento, estos mayores generales emplazaron a Vila del Castillo a presentar pruebas que demuestren la veracidad de sus acusaciones, clasificándolas de “imprudentes”, añadiendo que estas atentan contra la dignidad y honor de miles de oficiales uniformados, que “raya en la injuria”.

Igualmente aclararon que su rechazo no es en contra de la reforma policial, sino ante las afirmaciones del comisionado, aunque aseguraron que los intentos fallidos de reformar la Policía Nacional ha sido por falta de continuidad política del Estado.

Los ex jefes de la Policía que conforman este grupo son Ney Aldrín Bautista Almonte; Rafael Guillermo Guzmán Acosta; José Félix Hermida González; José Paulino Reyes de León; José Ramón Mota Paulino; Antonio Segundo Imbert Tessón; José Aníbal Sanz Jiminián; José Armando Polanco Gómez; Camilo Antonio Nazir Tejada; y Rafael Guillermo Guzmán Fermín.

Este documento se hizo público luego de que, durante la semana, Vila del Castillo denunciara los obstáculos que enfrentan los responsables de la reforma, aseverando que en la Policía Nacional existe una corrupción interna, institucional y sistémica dirigida desde la propia dirección general hasta el último raso.

De manera similar dijo que durante la gestión de Eduardo Alberto Then desmontaron una estructura que cobraba por nombrar en los puestos policiales, decidir los traslados, los ascensos, cobrar las pensiones, renovar los uniformes y las armas nuevas, así como otras irregularidades.

A continuación, la declaración pública íntegra de los ex jefes de la Policía:

«El pasado 1 de diciembre, el comisionado ejecutivo para la reforma de la Policía Nacional, el señor José Vila del Castillo, ha realizado unas declaraciones que, además de ser irresponsables, atentan contra la dignidad y el honor bien ganado de miles de hombres y mujeres que durante muchos años, han dedicado tiempo y sacrificio para contribuir con dedicación y vocación de servicio a lograr y mantener la paz y el clima de seguridad pública que ha requerido nuestra democracia y los niveles de desarrollo que hoy exhibe nuestro país.

El solo hecho de hacer una declaración pública donde expresa textualmente que “la corrupción en la Policía comenzaba en la dirección general hasta el último raso”, sin aportar una sola prueba que pudiera sustentar estas graves acusaciones, involucrando de manera general a todos los directores generales y ex jefes de la Policía Nacional, constituye una afrenta inaceptable y un atentado contra nuestro honor y dignidad como entes ciudadanos y como servidores públicos que raya en el delito de injuria y la integridad de la honra personal, pues constituyen lesiones a la moral que no sólo perjudican a los miles de miembros de la institución policial, sino también a nuestras familias y al sagrado legado que nosotros, con muchos sacrificios hemos pasado a nuestros hijos, familiares y amigos.

Queremos dejar claro ante la sociedad dominicana, que ni ahora ni nunca nos hemos opuesto a los diferentes intentos de reformas a la institución policial, pues si estas han fracasado no han sido responsabilidad exclusiva de los pasados mandos, sino por la falta de continuidad de Estado del nivel político, ni mucho menos nos hemos opuesto a las políticas de combate a la corrupción que han fomentado los diferentes gobiernos, de las que no escapan las demás instituciones del Estado, y que estamos conscientes que es perentorio crear las condiciones necesarias para aumentar la calidad de vida y garantías institucionales del servidor público, con el fin urgente de erradicar ese mal, pero lo que no podemos aceptar es que incluyan en ese “saco” repugnante a mansos y cimarrones, ya que se convierte en un acto de injusticia inadmisible.

Por estas razones, los abajo firmantes rechazamos con la mayor energía lo expresado por José Vila del Castillo, a la vez que lo emplazamos a que demuestre con pruebas sus afirmaciones imprudentes, pues estamos dispuestos a defender el honor con las mismas fuerzas que defendimos a los ciudadanos arriesgando muchas veces nuestras vidas.

Finalmente, manifestamos aquí nuestro compromiso, en base a nuestra experiencia profesional e institucional, con el logro de una institución policial fuerte, respetada, moderna y bien motivada, propósito que debe ser logrado para garantizar los niveles de seguridad que nuestra sociedad reclama, pero nunca haciendo un ejercicio irresponsable de ignorancia y desprecio a la idiosincrasia y particularidades de un país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here